Súcubo e Íncubo enamorados

Eran nuestros veintes,
ella menor que yo,
pero yo con año menos de experiencia que ella.
 
La experiencia era contraste,
yo tan socialista y ella tan moderna,
ella tan popular y yo tan correcto.
 
El amor se inmiscuía en la pasión y el deseo,
éramos de todo sin establecer formalidades.
 
Un año más.
Tantos han pasado desde que nos vimos por primera vez,
desde que nos presentaron, compartimos y disfrutamos tragos juntos.
 
Tanto desde que ese deseo de infidelidad despertó al cruzar miradas.
Lujuria, placer, deseo, hambre y sed que el tiempo transformó en amor y círculos viciosos.
 
Tantos aniversarios de tantas cosas, tantos eventos.
 
Has estado en dos míos, yo solo en uno tuyo; lo arruinaste o lo arruiné, no sé, pero íbamos a ser dos, terminamos tres y para no quedarme atrás fuimos cuatro.
 
El poliamor fue nuestro común denominador.
 
Beber y bailar hasta el amanecer, trabajar, estudiar, volver a bailar y beber.
Nunca nos dimos cuenta cuándo el amor se bifurcó y lo socializamos.
 
Contar sus lunares fue la única manera para poder ver que podíamos hacer el amor.
“¿Porqué no me ha besado si estamos frente a frente en su cama, solos y abrazados?”
“Quería que usted me lo pidiera.”
 
Nos comimos a besos, las ropas se rompieron,
la espalda sangraba por sus uñas y daban las 7am cuando decidimos por fin dormir.
 
Y así una y otra vez hasta que caminamos de la mano,
fuimos Marco Antonio y Cleopatra, Gala y Dali,
Diego y Frida, Sansón y Dalila, Jesús y María Magdalena, vos y yo.
 
Romance que aún se recuerda a nuestras espaldas.
 
Sus labios, sus besos, su lengua, su aroma, su sabor, su soltura, su liviandad y su forma de hacer el amor siguen siendo mis parámetros para juzgar a todas las demás que han venido apareciendo.
 
Llanto, alegría, triunfos y derrotas, lujuria, pecado, sodomía, adulterio, ebriedad, casinos, tabaco, sexo, alcohol, drogas, sudor, calor, amistad.

Lilith |John Collier, 1892 | Óleo sobre lienzo.

Lilith |John Collier, 1892 | Óleo sobre lienzo.

Category(s): Poesía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *