Creo que me empiezo a enamorar.

Enamorados de Pompeya | Ulpiano Checa, finales de 1800.

Enamorados de Pompeya. | Ulpiano Checa, finales de 1800.

Creo que me estoy enamorando,

creo que me enamoro cuando te pienso,

cuando te extraño; cuando cierro los ojos y apareces,

cuando te sueño.

 

Y es que dormirme y despertar con tu voz quizá no es casualidad,

soñar que camino de tu mano,

soñar que me robo tus sonrisas,

que me besas en la mejilla con amor,

que cierras los ojos para besar mis labios.

 

Parece que es amor cuando despierto y creo conocer tu sabor,

el sabor de tus labios, el olor de tu cuello,

el sabor de tu sudor,

el candor de tus caderas,

la pureza de tu cintura,

la firmeza de tus senos

y la sutileza de tu piel.

 

Creo que me empiezo a enamorar cuando

pasas a ser mi primera opción,

cuando te quiero compartir mis momentos,

mis alegrías, mis conocimientos,

cuando te pienso de primera en mi todo.

 

Cuando quiero ir a un concierto, al cine,

a un baile, al bar a un museo, y en lo primero que pienso

es en llamarte, en tu compañía.

 

Quizá me estoy enamorando

cuando quiero hacer el amor y solo deseo tu cuerpo;

mi cuerpo no miente, quiere hacer el amor,

quizá no respondes, quizá no estés, pero lo quiero hacer.

Y toca buscar opciones de emergencia;

hoy haré el amor con otra, lo haré imaginándote,

callando tu nombre, deseándote.

 

Gritaré para adentro tu nombre en una bocanada de humo,

sentiré tu cuerpo al amanecer con la cabeza en tu día,

lloraré tu ausencia al cepillarme los dientes sin tu sabor,

extrañare tu suavidad en mis extremidades sin estirar

y beberé para borrarme tu sabor de la resaca.

Category(s): Poesía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *